26 de mayo +Santoral
Santa Mariana de Jesús Paredes y Flores LLamada la “Azucena de Quito”. Prodigio de penitencia y mortificación. Falleció a los veintiséis años, como víctima expiatoria, al ofrecer la vida para que Dios librase a su ciudad natal de la peste y los terremotos que la devastaban. Mariana de Jesús Paredes y Flores fue beatificada por Pío IX en 1850 y canonizada, 100 años después, por Pío XII.
  Devociones marianas en el mundo

nov2003

Artículo de portada
La Virgen del Consuelo
Se trata de una réplica de la Virgen de la Consolación, venerada en el pueblo de Utrera, próximo a Sevilla, y que llegara a Arequipa poco después del establecimiento de los religiosos mercedarios. Su fiesta se celebra, el 21 de noviembre, día de la Presentación de Nuestra Señora...

Leer artículo

Página Mariana
La Virgen del Consuelo
Se trata de una réplica de la Virgen de la Consolación, venerada en el pueblo de Utrera, próximo a Sevilla, y que llegara a Arequipa poco después del establecimiento de los religiosos mercedarios. Su fiesta se celebra, el 21 de noviembre, día de la Presentación de Nuestra Señora...

Leer artículo

Lectura Espiritual
Séptimo artículo del Credo Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos
El séptimo artículo del Credo nos enseña que al fin del mundo Jesucristo, lleno de gloria y majestad, vendrá del cielo para juzgar a todos los hombres, buenos y malos, y dar a cada uno el premio o el castigo que hubiere merecido...

Leer artículo

Vidas de Santos
San Andrés Avelino
El siglo XVI, que vio fermentar la herejía de Lutero y congéneres, asistió también al florecimiento de una pléyade de grandes santos que emprendieron la gloriosa Contra-Reforma católica. San Andrés Avelino fue uno de ellos...

Leer artículo

La Palabra del Sacerdote
¿Si Dios es bueno, por qué permite los males?
Dios nunca deja a sus hijos en el abandono, sino que los socorre misericordiosamente. Por ello envió a su Santísima Madre a la tierra, en Fátima, para anunciar que si los hombres no se enmendasen, grandes castigos habrían de sobrevenir...

Leer artículo







Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino

×