SOS Familia Exceso de vida digital y “cerebro de canchita”

Luis Dufaur


Gilberto Dimenstein, miembro del consejo editorial del importante periódico paulista Folha de S. Paulo, escribió que “comienza a diseminarse entre psicólogos americanos la expresión ‘cerebro de canchita’ para designar un disturbio estimulado por internet”.

La causa del mal es el exceso de estímulos mentales simultáneos que dificulta a las personas pura y simplemente a lidiar con las realidades elementales de la vida cotidiana, cuyo ritmo es más lento que un clic del mouse.

En la famosa Universidad de Stanford, una de las cunas de la revolución digital, el profesor de sicología social Clif­ford Nass constató que muchos jóvenes que usan intensamente internet se volvieron incapaces de interpretar el significado de expresiones faciales de hombres y mujeres.

Según el profesor esos jóvenes revelan una especie de analfabetismo emocional y padecen graves dificultades de relacionarse socialmente, ¡aun estando intensamente ligados a “redes sociales”!

El problema, según Nass, “está tanto en la falta de contacto cara a cara con las personas como la dificultad de mantener la concentración y verificar lo que es relevante, percibiendo las sutilezas, lo cual exige atención”.

El disturbio del ‘cerebro de canchita’ muestra que el exceso de información digital bloquea la habilidad de la persona para distinguir lo relevante de lo irrelevante.

Para otros analistas, distorsiones de origen digital, como la compulsión para mantenerse conectado con el computador o el celular, pertenecen a la categoría de vicio.

El disturbio del “cerebro de canchita” es inducido, según los especialistas analizados por Dimenstein, por el movimiento caótico y constante de informaciones, exigiendo que se ejecuten simultáneamente varias tareas.

A causa de alteraciones químicas cerebrales, la víctima pasa a tener dificultad para concentrarse en un solo asunto y hacer cosas simples de la vida cotidiana, como leer un libro, conversar con alguien sin interrupción o manejar sin hablar por el celular.

Es como si las personas tuviesen dentro de la cabeza la agitación del maíz explotando en el aceite caliente, resumió Dimenstein.

Tolerancia e intolerancia - III Consideraciones sobre el Padrenuestro – III
Consideraciones sobre el Padrenuestro – III
Tolerancia e intolerancia - III



Tesoros de la Fe N°119 noviembre 2011


¿Las almas de los muertos pueden comunicarse con los vivos?
Nº 119 - Noviembre 2011 - Año X Abandonar la tradición es cortar sus propias raíces Prohíben rezar por los difuntos Las “nietas de Dios” Tolerancia e intolerancia III - El laicismo de los Estados robó a la sociedad moderna el “sentir de la Iglesia” Exceso de vida digital y “cerebro de canchita” Consideraciones sobre el Padrenuestro – III San Martín de Tours Visiones y avisos celestiales Avisos celestiales Neuschwanstein El sentido del combate y de la dignidad hidalga



 Artículos relacionados
Menos hijos, más mascotas Esta triste inversión se está dando en nuestra sociedad. A las mismas personas a quienes parece un gasto muy fuerte tener un hijo más, no les parece demasiado gastar en ciertos “lujos” para su mascota...

Leer artículo

INTERNET: padres alarmados Los peligros de internet preocupan cada día a un mayor número de padres de familia, con múltiples amenazas: pornografía, violencia, contactos con redes de pedofilia y otras...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino

×