Palabras del Director Nº 129 - Setiembre 2012 - Año XI

Estimados amigos:

Este año conmemoramos el 400º aniversario del hallazgo de la venerable imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, cuya fiesta central se celebra el día 8 de setiembre.

Tal circunstancia ha llevado, el último marzo, al Papa Benedicto XVI a visitar la isla que aún sufre el peso de los «errores de Rusia», es decir, el comunismo.

Muchos años antes, otro insigne prelado, San Antonio María Claret, llegó a Cuba para tomar posesión de la sede arzobispal primada de Santiago de Cuba. Devotísimo como era, corrió a los pies de su Madre en la villa del Cobre, para consagrar sus trabajos apostólicos a Nuestra Señora de la Caridad, «que es tenida en mucha devoción por los habitantes de la isla», como él mismo lo refiere en su autobiografía.

La obra de bien que el santo emprendió en Cuba fue monumental. Pero como «el demonio no podía mirar con indiferencia la multitud de almas que cada día se convertían al Señor», tuvo que enfrentar con valentía a los enemigos de la Iglesia en «aquella diócesis tan llena de malezas y espinas». Ello le valió una tenaz persecución y le dejó una gran cicatriz en la mejilla izquierda, a consecuencia de un atentado. No obstante, intercedió por su asesino y consiguió que se le conmutara la pena capital. Entonces, la Virgen se le manifestó indicándole que abandonase la isla; pero como el bienaventurado Pío IX le escribió en sentido contrario, él obedeció al Papa hasta que la reina Isabel II le llamó a Madrid.

La partida del santo ha sido interpretada como el inicio de las calamidades que han azotado a Cuba desde aquel tiempo. La mayor de todas: más de medio siglo de opresión comunista.

Con ese fondo de cuadro, les invito a leer el artículo de nuestro colaborador Valdis Grinsteins sobre esta advocación mariana, que sin duda será para todos motivo de aliento y esperanza.

En Jesús y María,

El Director
¿Es el ángel de la guarda menos inteligente que el demonio? Conversión de personas insignes
Conversión de personas insignes
¿Es el ángel de la guarda menos inteligente que el demonio?



Tesoros de la Fe N°129 setiembre 2012


Nuestra Señora de la Caridad del Cobre - Celestial Patrona de Cuba
Nº 129 - Setiembre 2012 - Año XI Conversión de personas insignes Acelerada marcha del nudismo El padre y la madre son los mejores maestros; el hogar es la mejor escuela Nuestra Señora de la Caridad del Cobre Del amor eterno de Dios hacia nosotros Santa Pulqueria Matrimonio con disparidad de culto ¿Es el ángel de la guarda menos inteligente que el demonio?



 Artículos relacionados
La religión nos da la clave para interpretar las cruzadas en América Aún cuando se considere veraz el hecho de que el oro fuera el objetivo principal en la mente de los conquistadores españoles del Nuevo Mundo, es un hecho histórico que la religión jugó siempre un papel muy importante...

Leer artículo

El Canto Gregoriano “¡Están sonriendo! ¡No es posible!”, exclamó Nerón, el tristemente célebre emperador romano del siglo primero de la era cristiana, al entrar en la arena para deleitarse con la vista de los restos dispersos en el suelo, aún calientes y ensangrentados, de las víctimas de un espectáculo más que acababa de promover...

Leer artículo

Objeciones de una revista luterana contra la Iglesia Los protestantes (luteranos) afirman, en su revista, que en la época de Lutero la Iglesia vendía lugares en el cielo a los más ricos...

Leer artículo

Risas intempestivas de los padres y una moraleja Un destacado escritor francés refiere la siguiente anécdota de un colega: “A la edad de cinco años cometió cierta travesura. Su madre, que estaba pintando, le hizo marchar de su taller, como penitencia, y cerró tras sí la puerta. Detrás de esta empezó el niño a pedir perdón y a prometer que no lo volvería a hacer, empleando los tonos más serios y sinceros...

Leer artículo

La adoración de los pastores “Lux in tenebris lucet” (Jn 1, 5). Fórmula sintética usada por san Juan para expresar con fuerza el contenido inmensamente rico de lo sucedido: había tinieblas por todas partes, y en la oscuridad de esas tinieblas se encendió la luz...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino