Palabras del Director Octubre de 2017 – Año XVI

Estimados amigos:

Con la aparición del 13 de octubre de 1917 y el Milagro del Sol, se cierra el ciclo grande de las manifestaciones de la Virgen María en la Cova da Iria. Pero el flujo continuo de peregrinos al lugar no cesa: se suceden curaciones y conversiones sorprendentes, mientras los pastorcitos vuelven a la vida cotidiana, aunque interrumpida por incontables visitas a sus hogares en Aljustrel.

¿Cómo transcurrieron las vidas de Lucía dos Santos y sus primos Francisco y Jacinta Marto —los tres pequeños pastores— hasta su muerte? Es precisamente sobre este tema que versan los capítulos del libro Fátima: Un mensaje más urgente que nunca , de Luis Sergio Solimeo, que reproducimos en la presente edición.

Recomendamos, asimismo, una atenta lectura del artículo Una luz que viene del campo .

Su autor, Nelson Ribeiro Fragelli, acentúa con precisión la orientación conservadora de importantes sectores de la opinión occidental —tal como se reveló en las últimas elecciones en los Estados Unidos y en Europa—, encabezados por las poblaciones de las zonas rurales en contraste con los bloques urbanos.

En tal sentido, podemos afirmar que la agropecuaria tradicional y la agroexportación se han convertido, hoy en día, en las actividades económicas que se desarrollan con más estabilidad en el Perú; y que, salvo contadas excepciones, la paz social reina en el campo. No es de extrañar, que los limitados epicentros de agitación en el espacio rural subsistan —precisamente— en donde persisten modelos heredados de la calamitosa Reforma Agraria de 1969.

Al respecto, son muy valiosas las observaciones del articulista sobre la circunspección del hombre de campo, el mundo “rural profundo” y los vínculos que en él se establecen entre la tradición cultural y la familia.

Esperando que el presente número sea de su agrado, me despido.

En Jesús y María,

El Director

Capítulo 12: ¿Y me quedo acá sola? El Milagro del Sol: Un testigo presencial
El Milagro del Sol: Un testigo presencial
Capítulo 12: ¿Y me quedo acá sola?



Tesoros de la Fe N°190 octubre 2017


Mentalidad conservadora del interior rural Vínculo con la tradición cultural y la familia
Capítulo 11: Víctimas expiatorias Capítulo 12: ¿Y me quedo acá sola? Octubre de 2017 – Año XVI El Milagro del Sol:Un testigo presencial Una luz que viene del campo Santa Margarita Ma Alacoque Superioridad dela civilización cristiana



 Artículos relacionados
La Doctrina Católica condena la pornografía El catecismo contiene igualmente una definición de la pornografía y recuerda el deber de las autoridades públicas de impedir la producción y la distribución de material pornográfico...

Leer artículo

Los malos sacerdotes son el mayor castigo con que Dios aflige al pueblo ¿Quién, pues, no agradecerá a Dios tanto bien y no dará a los sacerdotes, por ser de él dispensadores, todo el honor y reverencia debida?...

Leer artículo

FRANCIA: Hija primogénita de la Iglesia Qué he de deciros, queridos hijos míos de Francia, ahora que gemís bajo el peso de la persecución? El pueblo que hizo alianza con Dios en las fuentes bautismales de Reims se convertirá y volverá a su primera vocación...

Leer artículo

Las cruces del buen y del mal ladrón Salomón dice que todo lo que ocurre en este mundo es vanidad y aflicción de espíritu. Nadie puede evitar la cruz y los sufrimientos...

Leer artículo

Plinio Corrêa de Oliveira, cultivó desde su infancia, los más excelentes valores cristianos En estas líneas, intenté dar algunos trazos de cómo Plinio, desde niño, ya respiraba valores contra-revolucionarios. Con los años, él creció ultramontano— como eran llamados en el siglo XIX los católicos antiliberales y fieles al Papado—, monarquista, antimodernista, católico en todas sus manifestaciones. Con la lectura de autores como De Bonald, Donoso Cortés, Veuillot, y de numerosos santos como San Pío X, él explicitó y formuló de modo sistemático sus teorías, su Weltanschauung(visión del universo), aunque todas ellas ya existían en su alma en estado germinal. ¿Cómo esta germinación fue posible en una ciudad moderna, incrustada en el Nuevo Mundo? ¿Por una gracia especialísima de la Santísima Virgen? Ciertamente sí. Pero ello nos lleva a otras consideraciones: si Dios suscitó una personalidad como la del Dr. Plinio, ¿no será esto una primera gracia y un primer paso para un cambio radical en el rumbo de los acontecimientos? ¿No estará próxima la restauración de la civilización cristiana?...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino