Lectura Espiritual Conservar la paz en las dificultades

Después de transcribir algunas consideraciones de San Francisco de Sales* sobre el temor de Dios relacionado con la esperanza, continuamos con algunos pensamientos consoladores para los momentos de prueba.


Si cometemos alguna imperfección o pecado, nos espantamos, confundimos e impacientamos.

He ahí la fuente de nuestras inquietudes: sólo queremos consolaciones y nos desesperamos al tocar con el dedo nuestras miserias, nuestra nada y nuestras imbecilidades.

[Para vencer las inquietudes], tengamos la intención pura de querer en todo la honra de Dios y su gloria, hagamos lo poco que podamos para ese fin, según los avisos de nuestro padre espiritual, y dejemos a Dios el cuidado de lo demás. Quien tiene a Dios como objeto de sus intenciones y hace lo que puede, ¿para qué se atormenta? […]

Ser príncipe de la paz supone conservarla en medio de la guerra y vivir con dulzura en medio de las amarguras.

Todos los pensamientos que sobresaltan y agitan el espíritu no provienen de Dios; son tentaciones del enemigo y por eso es preciso expulsarlas y no darles importancia.

La humildad nos hace recibir dulcemente los trabajos, sabiendo que los merecemos. Cuanto al exterior, apruebo que todos los días se haga algún acto de humildad, por palabras o por obras; díganse palabras que salen del corazón, como humillándonos a un inferior; háganse obras, practicando cualquier oficio humilde, o servicio de casa. […]

¿Ignoráis que estamos en el mundo no para gozar, sino para padecer? Es en el cielo donde se goza la paz, y no en esta vida, donde conviene padecer. Sólo aquel que aquí no tuviese pasiones, no sufriría y sino gozaría lo que no es posible, porque, mientras vivamos tendremos pasiones, y sólo nos veremos libres de ellas después de la muerte. Es la opinión de los Doctores y de la Iglesia. Pero ¿por qué afligirnos, si nuestro triunfo nace del combate de nuestras ideas y pasiones? La agitación en el mar trastorna de tal forma los humores, que los que navegan no se dan cuenta de la incomodidad sino después de algún tiempo, por las convulsiones y vómitos que provoca. Uno de los grandes provechos de la aflicción es hacernos conocer nuestra nada, sobrenadar nuestras inclinaciones.

Estos grandes saltos y tentaciones tan fuertes no son permitidos por Dios sino contra las almas que Él quiere elevar a su puro y santo amor. 



* P. Jean-Joseph Huguet  S.M., Pensamientos Consoladores de San Francisco de Sales, Livraria Salesiana Editora, São Paulo, 1946, p. 130-133.
Nuestra Señora del Buen Socorro San Basilio Magno
San Basilio Magno
Nuestra Señora del Buen Socorro



Tesoros de la Fe N°133 enero 2013


Consejos de la VirgenConfiados a Don Bosco para formar a la juventud
Nº 133 - Enero 2013 - Año XII La caridad no justifica el compromiso ¿Nunca es lícito juzgar a los demás? Consejos de la Santísima Virgen para formar a los jóvenes Nuestra Señora del Buen Socorro Conservar la paz en las dificultades San Basilio Magno ¿Por qué Dimas, “el buen ladrón”, fue canonizado por la Iglesia? Los premios y castigos públicos ¿dignifican y estimulan? o ¿corrompen y humillan?



 Artículos relacionados
De los devotos ejercicios (I) que se aconsejan al cristiano para todos los días Mientras nos levantamos y vestimos hemos de pensar que Dios está presente, que aquel día puede ser el último de nuestra vida, y levantarnos y vestirnos con toda la modestia posible...

Leer artículo

Temor de Dios y misericordia En el artículo anterior de esta sección, transcribimos trechos de San Francisco de Sales sobre la virtud de la confianza; en la presente, ofrecemos pensamientos del mismo santo sobre el temor de Dios asociado con la esperanza...

Leer artículo

Las Virtudes Principales Virtud es una cualidad del alma que da inclinación, facilidad y prontitud para conocer y obrar el bien. Las principales virtudes sobrenaturales son siete: tres teologales y cuatro cardinales...

Leer artículo

La Esperanza y la Caridad La Esperanza es una virtud con la cual deseamos y esperamos la vida eterna que Dios ha prometido. La Caridad es una virtud sobrenatural con la que amamos a Dios por Sí mismo sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino