Lectura Espiritual De los devotos ejercicios (I) que se aconsejan al cristiano para todos los días

Santa Teresa de los Andes (1900-1920), reza ante una imagen de la Virgen el día de su primera comunión


¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me entrego del todo a Vos. Y, en prueba de mi filial afecto, os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, ¡oh Madre de piedad!, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión vuestra. Amén («Consagración a la Virgen», P. Gregorio Martínez de Antoñana C.M.F., «Misal Romano», Madrid, 1962, p. 726).


El buen cristiano, al despertar, ha de hacer la señal de la Cruz y ofrecer su corazón a Dios con estas o semejantes palabras: Dios mío, os doy el corazón y el alma mía.

Mientras nos levantamos y vestimos hemos de pensar que Dios está presente, que aquel día puede ser el último de nuestra vida, y levantarnos y vestirnos con toda la modestia posible.

El buen cristiano, acabado de vestir, ha de ponerse en la presencia de Dios y arrodillarse, si puede, ante una devota imagen, diciendo con devoción: Os adoro, Dios mío, y os amo con todo mi corazón; os doy gracias por haberme creado, hecho cristiano y conservado esta noche; os ofrezco todas mis acciones, y os pido que este día me preservéis de pecado y me libréis de todo mal. Así sea. Reza luego el Padrenuestro, Avemaría, Credo, y los actos de Fe, Esperanza y Caridad, acompañándolos con vivo afecto del corazón.

Todos los días que pudiese debería el cristiano: 1) oír con devoción la santa Misa; 2) visitar el Santísimo Sacramento, por corta que fuese la visita; 3) rezar la tercera parte del Rosario.

*     *     *

Al ponerse a trabajar ha de ofrecer a Dios aquel trabajo, diciendo de corazón: Señor, yo os ofrezco este trabajo, dadme vuestra bendición.

Ha de trabajar por la gloria de Dios y por cumplir la divina voluntad.

Antes de sentarse a la mesa, estando en pie, hará la señal de la Santa Cruz y luego dirá con devoción: Señor Dios, echad vuestra bendición sobre nosotros y sobre el manjar que vamos a tomar para mantenernos en vuestro servicio.

Después de comer hará la señal de la Cruz y dirá: Os doy gracias, Señor, por el manjar que me habéis dado: hacedme digno de participar en la mesa celestial.

*     *     *

Al advertir que somos tentados hemos de invocar con fe los santísimos nombre de Jesús y de María, o decir con fervor alguna jaculatoria, por ejemplo: Dadme la gracia, Señor, de no ofenderos jamás; o bien hacer la señal de la Cruz, evitando con todo que por las señales exteriores echen de ver los demás nuestra tentación.

El que tiene conciencia cierta, o dudosa, de haber cometido algún pecado debe hacer inmediatamente un acto de contrición y procurar confesarse cuanto antes.

Cuando estando fuera de la iglesia se oye la señal de la elevación de la Hostia en la Misa solemne o la bendición del Santísimo Sacramento, se hará, por lo menos con el corazón, un acto de adoración diciendo, por ejemplo: Bendito y alabado sea en todo momento el santísimo y divinísimo Sacramento.     



* Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 129-130.

Ambiente sobrenatual del Santuario de Lourdes San Juan Bautista de la Concepción
San Juan Bautista de la Concepción
Ambiente sobrenatual del Santuario de Lourdes



Tesoros de la Fe N°62 febrero 2007


«Yo soy la Inmaculada Concepción»
Universalidad de la Iglesia Ambiente sobrenatual del Santuario de Lourdes De los devotos ejercicios (I) que se aconsejan al cristiano para todos los días San Juan Bautista de la Concepción ¿Con el progreso de la ciencia, las cuestiones religiosas quedarían atrás? ¿Por qué algunos conflictos tienen connotación religiosa? ¿Cuáles son los peligros del fanatismo religioso?



 Artículos relacionados
De las Bienaventuranzas Evangélicas El mundo llama bienaventurados a los que abundan en riquezas y honores, que viven regocijadamente y no tienen ocasión alguna de padecer...

Leer artículo

Las Virtudes Principales Virtud es una cualidad del alma que da inclinación, facilidad y prontitud para conocer y obrar el bien. Las principales virtudes sobrenaturales son siete: tres teologales y cuatro cardinales...

Leer artículo

De los devotos ejercicios (II) que se aconsejan al cristiano para todos los días Al toque de las Avemarías el buen cristiano reza el Angelus Domini, con tres Avemarías. A la noche, antes de acostarme, puesto en la presencia de Dios, rezaré las mismas oraciones que a la mañana...

Leer artículo

Temor de Dios y misericordia En el artículo anterior de esta sección, transcribimos trechos de San Francisco de Sales sobre la virtud de la confianza; en la presente, ofrecemos pensamientos del mismo santo sobre el temor de Dios asociado con la esperanza...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino