Lectura Espiritual Octavo Mandamiento No dirás falso testimonio ni mentirás

Por mentirle a San Pedro, Ananías muere fulminado. La distribución de los bienes y la muerte de Ananías, Masaccio (1427) — Capilla Brancacci, Florencia


La hipocresía es también una especie de mentira que consiste en tomar sólo las apariencias de la virtud para atraerse la estimación de los hombres.

No hay maledicencia sino cuando se revela lo que no es público, y la revelación es injusta, porque la caridad cristiana manda algunas veces manifestar las faltas del prójimo ya para corregirle, ya para impedir que pervierta a los demás, ya para contrarrestar el mal que causa. [...] La detracción y la difamación no se cometen únicamente de viva voz, sino que también se llevan a cabo, y de un modo desastroso en la prensa, en los periódicos y en otras publicaciones.

Los chismes y rencillas, que los teólogos llaman «susurratio», consisten en repetir algunas palabras desfavorables que un tercero ha proferido contra él. Este abominable procedimiento da por resultado sembrar la discordia donde reina la paz, turbando las buenas relaciones de las familias y de los particulares. Es un pecado más grave que la detracción.

La injuria es la que se hace al prójimo en su presencia, con palabras o con acciones ofensivas; esto es, un desprecio y una afrenta que tienden a mancillar su honor. Inclúyese en este pecado las palabras duras, los reproches, las calificaciones y las burlas provocativas.

Para cumplir bien el octavo mandamiento conviene purificar el corazón de toda pasión de celos, envidia u odio, y pedir a Dios su auxilio para gobernar cristianamente la lengua, diciendo con el Profeta (Sal. 140): «Poned, Señor, un guarda a mi boca y una puerta a mis labios» (cf. F. X. Schouppe  S.J., «Curso abreviado de religión», París-México, 1906, pp. 404-409).


El octavo mandamiento nos prohíbe atestiguar en falso en juicio; prohíbe además la detracción o murmuración, la calumnia, la adulación, el juicio y sospecha temeraria y toda suerte de mentiras.

Detracción o murmuración es un pecado que consiste en manifestar, sin justo motivo, los pecados y defectos de los demás.

Calumnia es un pecado que consiste en atribuir maliciosamente al prójimo culpas y defectos que no tiene.

Adulación es un pecado que consiste en engañar a uno diciendo falsamente bien de él o de otros, con el fin de sacar algún provecho.

Juicio o sospecha temeraria es un pecado que consiste en juzgar o sospechar mal de uno sin justo fundamento.

Mentira es un pecado que consiste en asegurar como verdadero o falso, con palabras o con obras, lo que no se tiene por tal.

Tres especies de mentiras

Mentira jocosa es aquella con que se miente por burla o juego y sin perjuicio de nadie. Mentira oficiosa es la afirmación de una falsedad por el propio o ajeno provecho, sin perjuicio de tercero. Mentira dañosa es afirmar una cosa falsa con perjuicio de tercero.

Jamás es lícito mentir, ni por juego, ni por interés propio o ajeno, por ser cosa en sí mala.

La mentira jocosa u oficiosa es pecado venial, pero la dañosa es pecado mortal, si el daño que acarrea es grave.

No siempre es preciso decir todo lo que se piensa, especialmente cuando el que pregunta no tiene derecho a saber lo que pregunta.

Obligación de retractarse

Al que ha pecado contra el octavo mandamiento no le basta la confesión, sino que tiene obligación de retractarse de cuanto dijo calumniando al prójimo, y de reparar, del modo que pueda, los daños que le ha causado.

El octavo mandamiento nos manda que digamos la verdad en su lugar y tiempo, y que echemos a buena parte, en cuanto podamos, las acciones de nuestro prójimo (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 62-63).     



Santa María Madre de Dios Santa Jacinta de Mariscotti
Santa Jacinta de Mariscotti
Santa María Madre de Dios



Tesoros de la Fe N°49 enero 2006


Santa María, Madre de Dios
Mensaje ocultista anticatólico en «El Código Da Vinci» La santidad de la madre Santa María Madre de Dios Octavo Mandamiento No dirás falso testimonio ni mentirás Santa Jacinta de Mariscotti El ideal de la santidad



 Artículos relacionados
Cuarto Mandamiento Honrarás a tu padre y a tu madre A juzgar sólo por la letra de este precepto, parece que no habla más que de los deberes hacia nuestros padres. Sin embargo tiene un sentido más lato: honrarás a tus padres y a todos tus superiores...

Leer artículo

Primer Mandamiento Amarás a Dios sobre todas las cosas En virtud del primer mandamiento debemos reconocer al verdadero Dios, al Dios vivo, personal, Creador y Señor del universo, verdadero Dios que toda la naturaleza proclama, que la luz de la razón lo mismo que la de la fe nos muestran con evidencia...

Leer artículo

Sexto y Noveno Mandamientos No cometerás actos impuros; y, no consentirás pensamientos ni deseos impuros Estos mandamientos prohíben el adulterio y todo lo que es contrario a la virtud de la castidad. Prohíbe: 1) todo acto exterior de impureza: discursos, miradas, tocamientos y otras acciones deshonestas; 2) las ocasiones que inducen a la impureza...

Leer artículo

Tercer Mandamiento Santificarás las fiestas El sábado fue establecido en el Antiguo Testamento en memoria del descanso de Dios después del sexto día de la creación, así como también por el beneficio que concedió a su pueblo librándole de la servidumbre de Egipto Los Apóstoles reemplazaron el sábado con el domingo, para perpetuar los grandes misterios de la resurrección de Jesucristo y venida del Espíritu Santo...

Leer artículo

Los Mandamientos de la Ley de Dios Los Diez Mandamientos El código de comportamiento para todo hombre, y por excelencia para todo cristiano, está contenido en los Diez Mandamientos de la Ley de Dios. Por eso, nunca está de más insistir en ellos, sobre todo en una época como la nuestra, en que las nociones más elementales de la religión y la moral católica parecen casi olvidadas...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino