Santoral
Santísima Trinidad
El misterio de la Santísima Trinidad consiste en que Dios es uno solo y en Él hay tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. El misterio de la Santísima Trinidad nos ha sido revelado por la Persona, palabras y acciones de Jesucristo. La Trinidad es el misterio más profundo. Jesús nos ha revelado los secretos del Reino de los Cielos. La suprema de sus enseñanzas es el secreto de Dios mismo. Nos ha hablado de la vida de Dios. Nos enseñó que Dios, siendo uno solo, hay en El tres Personas. Nos dijo sus nombres: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Jesucristo se presentó a Sí mismo como el eterno y divino Hijo de Dios. Afirmó que es el Hijo, el Unigénito del Padre, igual al Padre. Jesús reveló la tercera Persona divina, el Espíritu Santo. El Padre y el Hijo, después de la Resurrección, lo enviaron a la Iglesia. Jesús había prometido enviar la tercera Persona, Dios igual que El mismo y el Padre.
Fecha Santoral Mayo 31 Nombre Trinidad
Lectura Espiritual Primer artículo del Credo - I Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra

 

Estas palabras quieren decir: «Creo» con toda seguridad y sin ninguna vacilación confieso a Dios Padre, la primera Persona de la Santísima Trinidad, que en virtud de su omnipotencia creó de la nada el propio cielo y la tierra, y todo lo que en sus dimensiones está contenido; que sustenta y gobierna todas las cosas creadas. Y no sólo de corazón lo creo, y de boca lo confieso, sino que con el mayor afecto y piedad filial a Él me entrego, por ser el sumo y perfecto bien.

En este lugar, la palabra ‘creo’ no tiene el significado de ‘pensar’, ‘juzgar’, ‘opinar’. Conforme la doctrina de la Sagrada Escritura, significa una adhesión absolutamente segura, por la cual la inteligencia acepta, con firmeza y constancia, los misterios que Dios le manifiesta. Sólo cree propiamente quien esta seguro de alguna verdad, sin la menor duda. Quien dice ‘creo’ expresa la íntima aquiescencia del alma, que es el acto interior de la fe. Sin embargo, haciendo pública profesión debe exteriorizar la fe que lleva en el alma y manifestarla con la mayor expansión de alegría («Catecismo Romano», Ed. Vozes, Petrópolis, 1962, p. 77).

 

Dios cuida del mundo y de todas las cosas que creó y las gobierna con su infinita bondad y sabiduría

De Dios Padre y de la Creación

Sabemos que hay Dios porque la razón lo demuestra y la fe lo confirma. Dios es Padre: 1° Porque es Padre, por naturaleza, de la segunda Persona de la Santísima Trinidad, que es el Hijo engendrado por Él. 2° Porque Dios es Padre de todos los hombres que Él ha creado, conserva y gobierna. 3° Porque, finalmente, es Padre por gracia de todos los buenos cristianos, que por esto se llaman hijos de Dios adoptivos.

El Padre es la primera Persona de la Santísima Trinidad porque no procede de otra persona, sino que es el principio de las otras dos Personas, que son el Hijo y el Espíritu Santo.

Todopoderoso quiere decir que Dios puede hacer todo cuanto quiere. Dios todo lo puede, aunque no pueda pecar ni morir, porque el pecar o morir no es efecto de potencia, sino de flaqueza, la cual no puede hallarse en Dios, que es perfectísimo.

Crear es hacer de nada algo; por esto se dice Creador del cielo y de la tierra, porque hizo de nada el cielo y la tierra y cuanto en el cielo y en la tierra se contiene.

El mundo fue creado igualmente por las tres divinas Personas, porque todo cuanto hace una Persona respecto de las criaturas, lo hacen con el mismo acto las otras dos.

La Creación se atribuye particularmente al Padre porque es efecto de la divina Omnipotencia, la cual se atribuye especialmente al Padre, como la sabiduría al Hijo y la bondad al Espíritu Santo, aunque las tres divinas Personas tienen la misma omnipotencia, sabiduría y bondad.

Dios tiene cuidado del mundo y de todas las cosas que ha creado, las conserva y gobierna con su infinita bondad y sabiduría, y nada sucede acá abajo sin que Dios lo quiera o lo permita, porque hay cosas que Dios quiere y manda y otras que no las impide, como es el pecado.

Dios no impide el pecado, porque aun del abuso que el hombre hace de la libertad que Él le dio, sabe sacar bien y hacer que brille más y más su misericordia o su justicia (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 8-9).     



Una Hora de Gracia - Anunciación y Encarnación del Verbo de Dios San Patricio
San Patricio
Una Hora de Gracia - Anunciación y Encarnación del Verbo de Dios



Tesoros de la Fe N°15 marzo 2003


Una Hora de Gracia
Una Hora de Gracia Primer artículo del Credo - I Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra San Patricio El Purgatorio



 Artículos relacionados
Décimo y undécimo artículos del Credo El perdón de los pecados, la resurrección de los muertos La Iglesia perdona los pecados por los méritos de Jesucristo, confiriendo los sacramentos instituidos por Él con este fin, principalmente el Bautismo y la Penitencia. La resurrección de los muertos sucederá por la virtud de Dios omnipotente, a quien nada es imposible. Ello acaecerá al fin del mundo, y entonces seguirá el juicio universal...

Leer artículo

Noveno artículo del Credo - V Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos No pertenecen a la comunión de los santos en la otra vida los condenados, y en ésta, los que están fuera de la verdadera Iglesia. Están fuera de la verdadera Iglesia los infieles, los judíos, los herejes, los apóstatas, los cismáticos y los excomulgados...

Leer artículo

Noveno artículo del Credo - I Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos Dios, por una gracia particular, nos ha llamado a la Iglesia de Jesucristo, para que con la luz de la fe y la observancia de la divina ley le demos el debido culto y lleguemos a la vida eterna...

Leer artículo

Primer artículo del Credo - III Creador...y de la tierra Por último, Dios formó del limo de la tierra el cuerpo del hombre, de modo que fuese inmortal e impasible, no por exigencia de la propia naturaleza, sino por efecto de la bondad divina...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino