¿Por qué llora Nuestra Señora? Devastación moral emprendida por la TV

Novelas de la TV: efecto desastroso

Las novelas que se transmiten por televisión se volvieron una verdadera manía en algunos hogares y han contribuido en la decadencia de la moralidad y de la vida familiar. Ya no se conversa en familia, todo se aprende de la “madre y maestra” televisión.

“Personas que viven en áreas cubiertas por la señal de las emisoras de televisión son las más propensas a bautizar a sus hijos con nombres de personajes de novelas, lo que comprueba que la televisión tiene un papel importante en las decisiones familiares”, señala el estudio Novelas y Fertilidad: Evidencias del Brasil *, con base en el análisis de telenovelas exhibidas en ese país entre 1965 y 1999, y ampliamente divulgadas también en el Perú. La investigación iniciada hace dos años por el Centro de Investigación y Análisis Económico para el Desarrollo, tiene como autores a los economistas Alberto Chong y Suzanne Duryea, del Banco Interamericano de Desarrollo, además de Eliana La Ferrara, de la Universidad Bocconi de Italia.

Las novelas anti-familia

“Lo que importa no es el simple hecho de ver la televisión, y sí ver un tipo de programa —novela— con el cual el espectador pueda establecer una relación directa con las situaciones retratadas”, dice el estudio.

La propia tasa de natalidad está siendo influenciada por la televisión, pues las “familias” que aparecen en las telenovelas tienen en general poquísimos hijos. Siendo propagados en la pantalla chica métodos anticonceptivos, abortos y otras desvergüenzas del mundo contemporáneo. El trabajo señala que, “al retratar un modelo familiar pequeño, urbano y de clase media”, las novelas habrían estimulado a las mujeres a buscar la contracepción.

62,2% de los personajes femeninos de las novelas no tenían hijos; 20,7% tenían apenas uno; y 9%, dos. Sin embargo verificaron que las mujeres que vivían en áreas cubiertas por la señal abierta presentaban una tasa de fecundidad mucho menor. “Las familias de la televisión son pequeñas”, informa el texto.

“Una serie de propagandas pasó a retratar como familia padrón a aquella compuesta por el padre, la madre y una pareja de hijos”, dice la demógrafa Elisabeth Ferraz, coordinadora del departamento de investigaciones de la ONG Bienestar Familiar en el Brasil (Bemfam).

Semejanza con la China

No apenas se incentiva a los esposos a no tener hijos, también se busca dejar mal a los que tienen un número mayor de niños. La investigación constató que en las telenovelas “los pobres, cuando son retratados, tienen más hijos y sus rostros revelan infelicidad”.

“Nos llamó la atención el hecho de que el único país en desarrollo, de tamaño comparable al del Brasil, que experimentó una disminución tan grande en la natalidad fue la China [comunista], donde hay una política rigurosa de planificación familiar”, explica Alberto Chong.

Siniestro laboratorio social

Chong reconoce “que siempre existen intereses corporativos, y muchas veces políticos, por detrás de la programación de las emisoras comerciales”. Además, la televisión pública “también puede ser tendenciosa, y casi siempre lo es”.

Según todo indica, hay una especie de laboratorio social por detrás de la “fabricación” de las novelas. Pretenden imponer a las familias, indirectamente, padrones de inmoralidad e indecencia que ellas normalmente no admitirían.

El brasileño Nilson Xavier, especialista en telenovelas, afirma: “La novela es, sin duda, una formadora de opinión, [...] y los autores se han aprovechado de eso para hacer el marketing social”. Las reglas más osadas “cuestionaban valores tradicionales y religiosos y hacían circular ideas modernas, como la de la emancipación femenina”.

¿Cómo puede Nuestra Señora no llorar delante de esta campaña contra la familia numerosa? Pues la Sagrada Escritura nos enseña que “Los hijos son un regalo del Señor, el fruto del vientre es una recompensa; como flechas en la mano de un guerrero son los hijos de la juventud. ¡Feliz el hombre que llena con ellos su aljaba!” (Sal. 126, 3-5).     



* Soap Operas and Fertility: Evidence from Brazil in http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocume nt.aspx?docnum=1519920

¿Cómo usar la Medalla Milagrosa y qué favores se reciben? Doña Isabel la Católica dictando su testamento
Doña Isabel la Católica dictando su testamento
¿Cómo usar la Medalla Milagrosa y qué favores se reciben?



Tesoros de la Fe N°83 noviembre 2008


La Medalla Milagrosa
Devastación moral emprendida por la TV Doña Isabel la Católica dictando su testamento Límites de la obediencia debida a los padres Incesante rivalidad entre la cruz y el mundo San Estanislao Kostka ¿Cómo usar la Medalla Milagrosa y qué favores se reciben?



 Artículos relacionados
San Pablo Miki y compañeros mártires En el siglo XVI una revolución había dividido el Japón en 66 principados o reinos independientes. Aquella descentralización fue el momento propicio para la implantación del cristianismo...

Leer artículo

Sacando de una ruina un monumento, de una costumbre una institución Las grandes polémicas, que caracterizaron tanto la historia del siglo XIX, conservan en general, por la elevación de sus temas, por la fuerza de su pensamiento, por la distinción de su lenguaje, algo de la nobleza de la sociedad europea anterior a la Revolución...

Leer artículo

Las cruces del buen y del mal ladrón Salomón dice que todo lo que ocurre en este mundo es vanidad y aflicción de espíritu. Nadie puede evitar la cruz y los sufrimientos...

Leer artículo

¿Qué tienen de malo los videojuegos? Preocupación: 34 millones de estadounidenses gastan 22 horas por semana, en promedio, jugando a los videojuegos. La intención de este artículo no es “caerle encima” a los “adictos” a los videojuegos, sino enfrentar un problema endémico y buscar soluciones valederas...

Leer artículo

Entrevista al Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica Recordando algo muy olvidado: la moral católica EL EMMO. CARDENAL Raymond Leo Burke fue recientemente entrevistado por la Srta. Izabella Parowicz, de la revista “Polonia Christiana”, de Cracovia...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino