Página Mariana Una puerta abierta, que nadie puede cerrar

La devoción al Inmaculado Corazón de María es el camino propio para llegar al Corazón de Jesús. Prescindir en nuestras oraciones de la intercesión de María Santísima, Medianera de todas las gracias, equivale a pretender volar sin alas.



El viernes que sigue al segundo domingo después de Pentecostés, la Santa Iglesia celebra la festividad del Sagrado Corazón de Jesús. Al día siguiente, se conmemora la festividad del Inmaculado Corazón de María.

Tratándose de una importantísima devoción católica, trascribimos a continuación algunos párrafos de un artículo de Plinio Corrêa de Oliveira, publicado en el periódico Legionario, el 30 de julio de 1944:

«Toda piedad verdadera tiene por objeto dar gloria a Dios y conducir al hombre a la virtud. Para una y otra cosa, la devoción al Corazón Inmaculado de María es un verdadero don de la Providencia para este pobre y dilacerado siglo.

Nuestra Señora es la Medianera de todas las gracias. Querer rezar sin su intercesión es lo mismo que pretender volar sin alas, dice Dante. Si deseamos que nuestros actos de amor, de alabanza, de acción de gracias y de reparación lleguen hasta el trono de Dios, debemos depositarlos en las manos de María Santísima. Sería ridículo imaginar que Nuestra Señora constituye un desvío, y que alcanzamos más directamente a Dios si no nos dirigimos a Ella. Lo contrario es verdadero. Sólo por medio de ella es que llegamos a Dios.

Prescindir de la Santísima Virgen para llegar a Jesucristo, bajo el engañoso pretexto de que Nuestra Señora constituye una mampara entre nosotros y su Divino Hijo, es tan estúpido cuanto pretender analizar los astros sin telescopio, “directamente”, por imaginar que el cristal de los lentes constituye una mampara entre los astros y nosotros. Quien quisiera hacer astronomía “directamente”, a simple vista, no haría astronomía, sino una tontería. Pretender llevar una vida de piedad sin el auxilio de la Santísima Virgen, es lo mismo que hacer astronomía a simple vista...

Sepamos buscar la gracia en las fuentes donde realmente ella mana, y con su auxilio volvámonos fuertes para todas las austeridades que el Espíritu Santo exige de nosotros. Entre aquellas fuentes de gracia, está sin duda, en lugar relevantísimo, la devoción al Corazón Inmaculado de María.

En el libro del Apocalipsis (3, 8), encontramos esta frase: “Conozco tus obras; mira que he puesto ante ti una puerta abierta, que nadie puede cerrar, porque teniendo poco poder guardaste sin embargo mi palabra y no negaste mi nombre”. Esta puerta abierta para la debilidad del hombre contemporáneo es el Corazón Inmaculado de María».     



Explicación y remedio para la crisis contemporánea Santa Clotilde
Santa Clotilde
Explicación y remedio para la crisis contemporánea



Tesoros de la Fe N°66 junio 2007


¿Aún habrá lugar para el Mensaje de Fátima en el mundo moderno?
Pensamientos admirables Explicación y remedio para la crisis contemporánea Una puerta abierta, que nadie puede cerrar Santa Clotilde ¿En qué se diferencia un mártir de un santo? ¿Qué viene a ser el sufragio por los difuntos?



 Artículos relacionados
Oración al Señor Crucificado ¿Qué tengo yo, Señor Jesús, que tú no me hayas dado?...

Leer artículo

El Castillo de Coca La primera impresión que causa esta fotografía del castillo de Coca, en la provincia de Segovia, España, es que tiene algo de irreal. Uno se ve inclinado a decir: “¡No, este castillo no existe!”...

Leer artículo

Estaremos presenciando la muerte de la modestia Bajo el título ¿Estaremos presenciando la muerte de la modestia? la revista norteamericana “Catholique Online” publica un artículo de Jennifer Hartline, católica fervorosa, esposa y madre de tres preciosos hijos...

Leer artículo

La Maternidad Divina Las grandezas de María pueden dividirse en dos grupos. El primer grupo lo forman las grandezas que son ante todo funciones: la maternidad divina, la maternidad espiritual, la mediación universal, el papel de María en el apostolado católico, su realeza universal...

Leer artículo

Las voces de todas las criaturas ¡Oh!, si tuvieses oídos para entender las voces de las criaturas, sin duda verías cómo todas ellas a una te dicen que ames a Dios...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino