Lectura Espiritual Introducción El símbolo de los Apóstoles


Iniciamos hoy con el presente número de «Tesoros de la Fe» una importante serie sobre los doce artículos del Credo. ¿Por qué? Porque en él están compendiados los principales misterios de nuestra Fe. A continuación trataremos de la importancia fundamental del Símbolo de los Apóstoles o Credo, así resaltada por el conocido autor eclesiástico, el P. Francisco Spirago:


Cuando los Apóstoles habían predicado el Evangelio en algún lugar y movido a muchos a abrazar la fe cristiana, antes de conferirles el bautismo, los habían de instruir en lo esencial de ella, y para esto necesitaban un breve resumen o fórmula de lo que se ha de creer.

El Credo contiene en breve resumen todo lo que un católico debe saber y creer

Esas pocas frases encierran todos los misterios (S. Isidoro). Es el Símbolo de los Apóstoles como el cuerpecito de un niño, en verdad pequeño, pero que tiene en sí todos los miembros de un hombre; o como la pequeña semilla, que encierra en su pequeñez todo el árbol con su tronco y ramas. Se llama Credo, por la primera palabra con que comienza, y Símbolo, porque era la señal o fórmula con que se reconocían los cristianos católicos en los primeros tiempos. El que quería tomar parte en la misa o en los divinos misterios, era examinado por el símbolo; si no lo sabía, no era admitido. Esta fórmula no se podía comunicar a ninguno que no estuviera bautizado. Se usaba entonces del Símbolo, como en la guerra el santo y seña.

Se llama apostólico, porque procede de los Apóstoles

Los sagrados apóstoles cuando se disponían a separarse y esparcirse por todo el mundo, establecieron una regla cierta, para que su predicación, aunque dividida por los lugares, conviniera enteramente en la doctrina (S. Agustín). Pero de los apóstoles proceden sólo las principales partes del Credo. En los siglos posteriores, hasta el sexto, se fueron añadiendo a varios artículos de él, palabras declarativas, según lo exigía la aparición de nuevos errores. Así, a las palabras «Padre Todopoderoso», se añadió Creador del cielo y de la tierra; a «Jesucristo su único hijo», que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo...; a la «santa Iglesia», el epíteto católica, etc. Así como al hombre, cuando crece, no se le agregan nuevos miembros, así tampoco ha adquirido el Credo, por estas añadiduras, nuevas doctrinas de fe.

Además del Símbolo de los Apóstoles, que se recita en el bautismo, se usan otros en la Iglesia: el Niceno (compuesto en 325 en el Concilio de Nicea, contra Arrio y su herejía y ampliado en 381, en el Concilio de Constantinopla) y el Tridentino-Vaticano (que contiene la doctrina del Concilio Tridentino, publicada en 1564 por S. Pío V, y fue complementado por el Concilio Vaticano en 1870). El Símbolo de Nicea es el que dice el sacerdote en la misa; la profesión de fe del Tridentino la han de hacer los que entran en un oficio eclesiástico y también los que de nuevo ingresan en la Iglesia católica.

Comprende las mismas verdades que enseñaron los Apóstoles

Todos los cristianos deben aprender de memoria el Símbolo de los Apóstoles (S. Agustín). El que por negligencia no lo aprende, se hace reo de pecado mortal (S. Tomás de Aquino). No omitas decir el Credo diariamente, tanto al levantarte como al acostarte. Refresca tu fe (S. Agustín). El Credo es la renovación del pacto que hicimos con Dios en el bautismo (S. Pedro Crisólogo). Se asemeja a un escudo que nos defiende contra los ataques del enemigo (S. Ambrosio). No basta tomar alimento una sola vez, sino que necesitamos comer muchas veces para conservar la vida del cuerpo; así tampoco basta crecer una vez, sino es preciso despertar la fe con frecuencia, si queremos conservar la vida del alma (Catecismo Popular Explanado, Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 1907, t. I, pp. 117-121).     



La Virgen Candelaria de Cayma, Arequipa San Jerónimo Emiliani
San Jerónimo Emiliani
La Virgen Candelaria de Cayma, Arequipa



Tesoros de la Fe N°14 febrero 2003


La Candelaria de Cayma
La Candelaria de Cayma Introducción El símbolo de los Apóstoles San Jerónimo Emiliani ¿Qué significa: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”?



 Artículos relacionados
Segundo artículo del Credo Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor El segundo artículo del Credo nos enseña que el Hijo de Dios es la segunda Persona de la Santísima Trinidad: que es Dios eterno, omnipotente, Creador y Señor como el Padre, que se hizo hombre para salvarnos, y que el Hijo de Dios hecho hombre se llama Jesucristo...

Leer artículo

Sexto artículo del Credo Subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre Jesucristo, después de su resurrección, se quedó cuarenta días en la tierra, para probar con varias apariciones que verdaderamente había resucitado, y para instruir mejor y confirmar a los Apóstoles en las verdades de la fe...

Leer artículo

Noveno artículo del Credo - II Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos Entre tantas sociedades o sectas fundadas por los hombres, que se dicen cristianas, se puede fácilmente distinguir la verdadera Iglesia de Jesucristo por cuatro notas, porque sólo ella es Una, Santa, Católica y Apostólica...

Leer artículo

Noveno artículo del Credo - III Creo en la Santa Iglesia Católica, en la Comunión de los Santos La Iglesia docente y la Iglesia discente son dos partes distintas de una misma y única Iglesia, como en el cuerpo humano la cabeza es distinta de los otros miembros, y con todo forma con ellos un solo cuerpo. Componen la Iglesia docente todos los Obispos, con el Romano Pontífice a la cabeza, ya se hallen dispersos, ya congregados en Concilio. Componen la Iglesia discente o enseñada todos los fieles...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino