Lectura Espiritual La salutación angélica

y la invocación a los santos

La Anunciación (dicha de Florencia), Beato Angélico


Del «Avemaría»

Después del Padrenuestro solemos rezar la salutación angélica o el Avemaría, por la cual recurrimos a la Santísima Virgen.

El Avemaría se llama salutación angélica porque comienza por las palabras con que el Arcángel San Gabriel saludó a la Virgen María.

Las palabras del Avemaría son: parte del Arcángel San Gabriel, parte de Santa Isabel y parte de la Iglesia.

Las palabras del Arcángel San Gabriel son: “Dios te salve, llena de gracia; el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres”.

El Ángel dijo estas palabras a María cuando fue a anunciarle de parte de Dios el misterio de la Encarnación que en Ella había de obrarse.

Saludamos a la Santísima Virgen con las palabras del Arcángel para alegrarnos con Ella de los singulares privilegios y dones que Dios le concedió con preferencia a todas las otras criaturas.

Las palabras de Santa Isabel son: “Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre”.

Santa Isabel dijo estas palabras, inspirada por Dios, cuando, tres meses antes de dar a luz a San Juan Bautista, fue visitada por la Santísima Virgen, que llevaba ya en su seno a su divino Hijo.

Al decir estas palabras de Santa Isabel nos alegramos con María Santísima de su excelsa dignidad de Madre de Dios y bendecimos al Señor y le damos gracias por habernos dado a Jesucristo por medio de María.

Todas las otras palabras del Avemaría han sido añadidas por la Iglesia. Con ellas imploramos la protección de la Santísima Virgen en el transcurso de esta vida, y especialmente en la hora de nuestra muerte, en que será mayor nuestra necesidad.

Después del Padrenuestro recitamos el Avemaría con preferencia a otra oración, porque la Virgen Santísima es la más poderosa abogada junto a Jesucristo, y por esto, dicha la oración que Jesucristo nos enseñó, rogamos a la Santísima Virgen nos alcance las gracias que hemos pedido.

La Virgen Santísima es tan poderosa porque es Madre de Dios y es imposible no sea de Él atendida.

La devoción a María Santísima que la Iglesia recomienda de un modo especial es el rezo del Santo Rosario.

De la invocación de los santos

Es de grandísimo provecho rezar a los santos y ha de hacerlo todo cristiano. De un modo particular hemos de rezar al Ángel de nuestra Guarda; a San José, Patrón de la Iglesia; a los Santos Apóstoles, al santo de nuestro nombre y a los Santos Patronos de la diócesis y de la parroquia. Entre la oración que hacemos a Dios y la que hacemos a los santos hay esta diferencia: que rogamos a Dios para que, como autor de la gracia, nos otorgue los bienes y nos libere de los males, y rogamos a los santos para que, en calidad de abogados junto a Dios, intercedan por nosotros.

Cuando decimos que un santo nos ha concedido alguna gracia, queremos significar que aquel santo nos la ha alcanzado de Dios (Catecismo Mayor de San Pío X, Ed. Magisterio Español, Vitoria, 1973, pp. 46-47).     



Nuestra Señora de la Salud de Vailankanni Santa Juana de Valois
Santa Juana de Valois
Nuestra Señora de la Salud de Vailankanni



Tesoros de la Fe N°38 febrero 2005


Nuestra Señora de la Salud de Vailankanni
La institución familiar en la Historia de la Civilización Nuestra Señora de la Salud de Vailankanni La salutación angélica Santa Juana de Valois Algunas incógnitas del libro del Apocalipsis



 Artículos relacionados
¿Cómo debemos rezar? La meditación consiste en una santa reflexión hecha en la presencia de Dios, de tal suerte que excite en los corazones piadosos sentimientos de adoración a la divina Majestad...

Leer artículo

La oración por excelencia (I) El Padrenuestro es la oración vocal más excelente porque la compuso y enseñó el mismo Jesucristo; encierra con claridad y en pocas palabras cuanto podemos esperar de Dios y es la regla y modelo de todas las demás oraciones...

Leer artículo

¿Qué es la Oración? Aunque Dios sepa lo que necesitamos, quiere, no obstante, que se lo pidamos para reconocerle como dador de todo bien, atestiguarle nuestra humilde sumisión y merecer sus favores. La primera y mejor disposición para hacer eficaces nuestras oraciones es estar en gracia de Dios o desear, al menos, ponerse en tal estado...

Leer artículo

La oración por excelencia (II) Danos hoy nuestro pan de cada día, pedimos a Dios lo que nos es necesario cada día para el alma y para el cuerpo. Para nuestra alma pedimos a Dios el mantenimiento de la vida espiritual, es decir, rogamos al Señor nos dé su gracia, de la que continuamente tenemos necesidad...

Leer artículo





Promovido por la Asociación Santo Tomás de Aquino